Serenazgo y Brigada de Rescate socorren a mujer mordida por dos dobermans y dueño dijo que se les escapó por culpa del guardián

Serenazgo y Brigada de Rescate socorren a mujer mordida por dos dobermans y dueño dijo que se les escapó por culpa del guardián
Compartir!

Agentes del Serenazgo y de la Brigada de Rescate de la Municipalidad de Surco auxiliaron a una mujer que fue mordida por dos perros de raza dóberman que escaparon de un local, según su propietario. Los canes la atacaron cuando quiso proteger a su schnauzer, cuando paseaban por la urbanización Juan Pablo. Los mismos mordieron a un dálmata a unas dos cuadras.

Lucy Palacios Gonzalo estaba paseando a su perrito cuando en el cruce de las avenidas Monterrico Chico y Batallón Tarma se cruzó con estos animales sin cadena, arnés o bozal. El sereno Ronald Navarro, quien realizaba su patrullaje en su motocicleta, fue testigo del hecho. Junto a dos vecinos, auxiliaron a la señora. Uno de ellos cogió al schnauzer herido y lo llevó a una veterinaria.

Los perros se separaron y uno fue al parque Juan Pablo. Varios serenos del sector lo rodearon hasta que llegó el propietario Juan Manuel José Ruiz Claeyssen. Al verlo, el can subió a su camioneta. El otro fue encontrado en la cuadra 3 de Batallón Tarma. El dueño responsabilizó al guardián de su local, ubicado en el pasaje Marcavilca, de dejarlos escapar.

«La señora, en su desesperación, cargó a su perrito pero los perros se le fueron encima. Después, en el cruce de Batallón Tarma y Pamplona atacaron a un dálmata», explicó el agente de Seguridad Ciudadana de Surco, Ronald Navarro. Las cámaras de los patrulleros del Serenazgo registraron cómo es que se dio esta intervención.

La licenciada Claudia Herrera, integrante de la Brigada de Rescate, informó que la agraviada resultó con una herida de colmillo de unos 3 centímetros de profundidad y 5 de largo, en su mano derecha. Juan Manuel José Ruiz Claeyssen dijo que asumiría todos los gastos por los daños causados. Por eso, llevó a herida a la clínica Maison de Santé. El propietario del dálmata, Joaquín Echecopar Frisancho, indicó que lo denunciaría ante la Policía.