Vecinos y serenos de Surco hallan hogar para indigente que vivía debajo del puente Primavera tras coordinar con albergue para recibirlo

Vecinos y serenos de Surco hallan hogar para indigente que vivía debajo del puente Primavera tras coordinar con albergue para recibirlo
Compartir!

En un trabajo conjunto, vecinos de la urbanización Monterrico y agentes del Serenazgo de Surco ayudaron a un indigente que dormía debajo del puente Primavera. El sujeto vivía en precarias condiciones en la vía pública, temblando de frío, y ahora pasará sus días en un albergue en Villa María del Triunfo. Esta acción fue supervisada por la Policía Nacional.

Se desconoce su nombre pero le dicen Hugo. Se estima que bordea los 40 años. Según los vecinos, llegó a la zona limpiando carros pero paulatinamente perdió la noción. Sin embargo, no es una persona agresiva. Es mas bien ordenado. Tenía sus bolsas y mantas bien dobladas. En su último día en la calle, aceptó un desayuno de parte de los residentes.

«Estuvo mucho tiempo pernoctando en la vía pública. Dormía debajo del puente y a veces en Laredo, que es un pasaje que colinda con la avenida La Encalada. El hallarle casa nació del vecino Renzo Chávez, quien se comunicó conmigo. Yo hice lo mismo con mi jefe Nicolas Gonzáles y el supervisor Richard Blas. Varias personas más se sumaron, incluso el regidor Óscar Villavicencio», relató el sereno Jorge Luis Rosales.

Yanina Montoya, voluntaria del albergue Sembrando Esperanza, se acercó a él para convencerlo de retirarse de la calle. Pidió al personal de la Gerencia de Seguridad Ciudadana no aproximarse tanto hasta que Hugo acepte su invitación. Después de varios minutos, asintió. Él mismo guardó sus pertenencias. Al lugar llegaron policías de la comisaría de Monterrico.

Hugo no quiso viajar dentro de una camioneta que el Serenazgo de Surco dispuso para su traslado. Quiso ir en la tolva, junto con sus cosas, porque tenía el recelo de perderlas. La voluntaria también optó por viajar con él en la parte posterior. Finalmente llegó a su nuevo hogar sano, salvo y sin contratiempos.