Policías y serenos de Surco atrapan a ‘Los Malandros Presurosos’ tras persecución por la Panamericana Sur hasta Salamanca

Policías y serenos de Surco atrapan a ‘Los Malandros Presurosos’ tras persecución por la Panamericana Sur hasta Salamanca
Compartir!

Efectivos de la Policía Nacional y del Serenazgo de Surco capturaron a ‘Los Malandros Presurosos’ tras una larga persecución por la Panamericana Sur hasta Salamanca, Ate. Eran dos ciudadanos venezolanos que huían en una motocicleta con una placa forrada con plástico. Además, se movilizaban con una caja repartidora de una empresa inexistente a la fecha.

Enyer Javier Alioti Ramírez y José Antonio Castellanos Robles se movilizaban por la avenida Agustín La Rosa Lozano a bordo de su vehículo menor. En el cruce con Los Ingenieros, advirtieron que una móvil del Serenazgo estaba detrás de ellos. Al interior iba el agente municipal Héctor Medina y el policía Antony García, quienes realizaban su patrullaje integrado. Cuando les pidieron que se detengan, se pasaron el semáforo en rojo.

Desde ese punto empezó una persecución que fue reportada al Centro de Control de Operaciones de Surco. El patrullero del Serenazgo que seguía a los extranjeros grabó cómo sorteaban los autos durante su huida. Tras pedir apoyo oportunamente, policías cerraron el tránsito en Evitamiento, pasando el trébol de Javier Prado. Ellos portaban una caja de la Glovo, empresa que ya no funciona en la actualidad.

«No se han parado para nada. Han estado zigzagueando los carros como si fueran correcaminos hasta Salamaca. Eso ya es Ate. La cámara de mi unidad ha grabado toda la acción. Tenía la fachada de delivery pero era un costal de herramientas esa caja. Adentro había un faro roto», manifestó el sereno Héctor Medina.

Enyer Javier Alioti Ramírez y José Antonio Castellanos Robles fueron puestos a disposición de la comisaría de Monterrico para indagar si cuentan con denuncias de robo usando la fachada de repartidores. Al principio calificaron la intervención como un abuso en su contra pero ya dentro de la dependencia policial prefirieron guardar silencio.



Ir al contenido