Diablos y ángeles de papel, cartón y plástico dieron la hora en concurso de disfraces con material reciclado por el Bicentenario en Surco

Diablos y ángeles de papel, cartón y plástico dieron la hora en concurso de disfraces con material reciclado por el Bicentenario en Surco
Compartir!

Los demonios y ángeles de la danza La Diablada dieron la hora en el concurso de disfraces con material reciclado organizado por la Subgerencia de Cultura de la Municipalidad de Surco. Más de 50 niños de 8 a 12 años presentaron trajes hechos con papel, plástico, cartón y botellas. La temática era representar cualquier costumbre peruana que les recuerde su amor por la patria.

El primer puesto fue para Úrsula Tirado Choy (12), quien personificó a un ángel. Sus alas estaban hechas con papel periódico y gran parte de su vestimenta eran pedazos de plástico. Su corona la conformó con cucharas de plástico que sobraron de una pollada y su capa era una bolsa de basura.

El segundo y tercer lugar fue para los diablos Angélica Tirado Cho (12) y Thiago Bedoya Rondón (8); respectivamente. Sus máscaras tenían al cartón como principal insumo y los cuernos fueron hechos con rollos de papel higiénico. Debido a la originalidad de estos trajes, serán expuestos a partir de agosto en el parque Voces por el Clima. El tercer lugar había pegado chapas de botellas en su pecho, dando relieve a la piel del demonio.

«Cada niño que participó usó los elementos reciclables que estuvo a su alcance y para la inscripción tenían que explicar a qué personaje representaba. Este concurso se dio en el marco del programa EDUCCA con el Ministerio de Ambiente», comentó Paola Martínez, coordinadora de Cultura de la Municipalidad de Surco.

Esta actividad reunió a varios niños con trajes de marinera, huayno y vals hechos a base de papel y bolsas de basura. Una participante se disfrazó de una danzante de la selva cuya ropa estaba hecha enteramente con retazos de rafia pintada, sacados de algunos sacos de arroz. El alcalde de Surco, Jean Pierre Combe, felicitó a los participantes por su empeño.